NoticiasInternacionalCantina Cavazza presenta nueva identidad de marca y apuesta por sostenibilidad

Cantina Cavazza presenta nueva identidad de marca y apuesta por sostenibilidad

¿Quién no ha degustado un vino de la bodega Cavazza? Y, ¿quién no se ha sentido deslumbrado por su espléndida historia, arraigada en lo profundo de los territorios de Gambellara e i Colli Berici? Con casi un siglo de existencia, cuatro generaciones de vitivinicultores y un viaje evolutivo que se materializa en una nueva identidad de marca, la bodega Cavazza se ha consolidado como una referencia de excelencia y tradición en el panorama vinícola internacional.

La historia de Cavazza: una mezcla de esfuerzo y pasión

Las humildes raíces de Cavazza se hunden en 1928, cuando la familia de agricultores Cavazza se trasladó a la región de Selva, en Montebello Vicentino. Encabezados por Giovanni Cavazza y su esposa Augusta, junto a sus hijos Pietro, Domenico, Augusto y Angelina, la familia trajo consigo más que solo su sueños de prosperidad – también trajeron la firme convicción de producir vino de la más alta calidad, un valor que sigue siendo el eje central del trabajo de la bodega hasta el día de hoy.

En los años 50, con el ingreso de la tercera generación formada por Giovanni y Luigi, hijos de Domenico, y Giancarlo y Francesco, hijos de Pietro, comenzaron a sentar las bases de la bodega Cavazza que conocemos hoy. La compra de Tenuta La Cicogna en los Colli Berici en 1987 marcó el inicio de su aventura en la producción de vinos tintos.

Hoy en día, la dirección de la bodega está a cargo de la cuarta generación de la familia de vitivinicultores Cavazza, compuesta por los primos Elisa, Stefano, Mattia y Andrea. Juntos, han llevado adelante un trabajo que se distingue por su responsabilidad y respeto hacia las tierras y los vinos que produce la bodega, logrando certificaciones de calidad y gestionando de forma completa e independiente el cultivo de la vid.

La nueva identidad visual de Cavazza: una evolución con respeto a las raíces

Pero Cavazza no es solo una historia de vino y tradición. También es una historia de evolución y rebranding. En un sector tan competitivo como el del vino, Cavazza ha logrado mantenerse relevante y, a la vez, fiel a sus raíces.

De este esfuerzo por destacar en el mundo moderno nace la nueva identidad visual de Cavazza. Este rebranding involucra mucho más que simplemente un cambio de logo. Se trata de un proyecto que busca darle un aire contemporáneo a la marca, a través de un enfoque comunicativo orientado al futuro, pero inspirado en lo que las generaciones anteriores han aportado a la empresa.

La nueva marca es un reflejo del pasado y el presente de Cavazza, una marca que, sin olvidar sus raíces, se proyecta con fuerza hacia el futuro. El logo, derivado de un antiguo escudo de la familia, es solo un ejemplo de cómo la marca está profundamente arraigada en su historia y la tradición vitivinícola de la región. En este sentido, el proyecto de rebranding de Cavazza va más allá de la empresa en sí, llegando a ser parte de la dinámica de la región de Gambellara y Colli Berici.

Un buen vino es mucho más que la bebida que se sirve en la mesa. Es la culminación de una larga historia de tradición, pasión y esfuerzo. Y en el caso de Cavazza, es también un vino que, con cada sorbo, nos invita a formar parte de su historia.

Relacionados

Últimas Noticias