NoticiasActualidadDescubren nuevas técnicas para controlar la Brettanomyces en el proceso de vinificación

Descubren nuevas técnicas para controlar la Brettanomyces en el proceso de vinificación

Las ventajas de la PCR digital en el sector vinícola

En un reciente estudio, expertos han evaluado el uso de técnicas de genoma como la PCR digital, herramienta tecnológica que permite una medición precisa y eficiente, como parte esencial para garantizar la calidad del vino. Esta metodología aumenta las posibilidades de los productores vinícolas para controlar minuciosamente cada etapa del proceso de elaboración.

La PCR digital o ‘polymerase chain reaction’, es una técnica que permite detectar, amplificar y cuantificar secuencias específicas de ADN. Conocida por su uso en tamizajes masivos para la detección del COVID-19, ahora, esta avanzada técnica genómica se aplica en el sector vitivinícola, gracias a su alta sensibilidad y eficiencia.

La incorporación de estas técnicas ofrece una serie de ventajas significativas como:

1. Máximo control de calidad: Con la PCR digital es posible cuantificar con precisión diversas cepas de levaduras y bacterias presentes en el vino, evitando de esta manera, posibles contaminaciones que afecten su aroma y sabor.
2. Mejor toma de decisiones: Al proporcionar datos más precisos sobre la composición genética del caldo, permite tomar decisiones más acertadas durante la fermentación y el proceso de envejecimiento.
3. Mayor eficiencia: Gracias a su alta resolución y velocidad, los productores tienen la posibilidad de analizar muestras en tiempo real, optimizando la toma de decisiones y aumentando la eficiencia del proceso de elaboración.

Sin duda alguna, la incorporación de la PCR digital representa un avance tecnológico que revoluciona el sector vitivinícola. Pero la importancia de esta implementación trasciende la mera mejora técnica y de calidad del producto. También supone un salto cualitativo en el campo de la innovación y la tecnología aplicada a los procesos vinícolas, sentando las bases de lo que podría ser una nueva era en la producción de vino de alta calidad.

De esta manera, al combinar tradición y tecnología, la viticultura consigue dar un paso adelante y posicionarse al nivel de otros sectores industriales que ya hace tiempo apostaron por la digitalización y la automatización de sus procesos. Con la PCR digital, la enología no solo sube a este tren de la modernidad, sino que demuestra una vez más, el potencial transformador de la ciencia y la tecnología al servicio de la calidad, la eficiencia y la tradición.

Relacionados

Últimas Noticias