NoticiasInternacionalCantina Cavazza evoluciona sin olvidar sus raíces de casi un siglo

Cantina Cavazza evoluciona sin olvidar sus raíces de casi un siglo

La reconocida bodega Cavazza se proyecta hacia el futuro sin olvidar su historia y tradiciones

Después de casi un siglo de historia, la bodega cavazza, arraigada en sus orígenes y en la visión de sus cuatro generaciones, se proyecta hacia el futuro sin olvidar lo que ha hecho por las generaciones anteriores. Manteniendo la independencia de la viña a la botella, Cavazza ha trazado un camino evolutivo, tanto en su producción como en su identidad de marca. La bodega abarca dos territorios diferentes, Gambellara y los Colli Berici, ambos fuera de las rutas tradicionales del vino.

Un legado de vitivinicultura que se remonta a 1928

La bodega Cavazza fue fundada en 1928 por una familia de agricultores. Sus orígenes se encuentran en las dificultades, las esperanzas y las luchas. A lo largo de las décadas, la familia Cavazza ha sabido adaptarse y evolucionar, manteniendo una fuerte vinculación con el amor por el tu tierra y el trabajo bien hecho.

A mediados de la década de 1980, la bodega comenzó a expandirse más allá de Gambellara, adquiriendo la Tenuta La Cicogna en los Colli Berici para la producción de vinos tintos. En la actualidad, la cuarta generación de la familia Cavazza está al frente de la empresa, guiándola con responsabilidad y compromiso con el respeto de la diversidad y con el territorio.

Guardianes de la diversidad y un manifiesto de viticultura sostenible

El compromiso de Cavazza por el territorio se refleja en decisiones conscientes y responsables, como el logro de la certificación SQNPI (Sistema de Calidad Nacional de Producción Integrada), la autosuficiencia energética a través de un sistema de energía solar fotovoltaica y la creación de un propio manifiesto de viticultura sostenible.

La nueva identidad visual de Cavazza

La bodega ha evolucionado también en su identidad visual, reflejando un cambio de marca y evolución que abarca no sólo el logotipo, sino también las etiquetas y el packaging. Pero no son solo los cambios estéticos los que definen la nueva Cabazza. La Bodega Cavazza ha tejido una estrategia comunicativa que mira al futuro, pero que se nutre y respeta las tradiciones y los valores que han mantenido constantes a lo largo del tiempo.

Cavazza se reinventa y proyecta al futuro, pero sin olvidar ni renegar de su rica historia y de los valores que la han sostenido y que la mantienen viva hasta el día de hoy.

Relacionados

Últimas Noticias