NoticiasTendenciaDescubriendo la interpretación más pura y personal de la sauvignon blanc de...

Descubriendo la interpretación más pura y personal de la sauvignon blanc de Rueda

Para los amantes del vino blanco con carácter y personalidad, El Octavo Color representa una revolución en el entorno vitivinícola de Rueda. Este vino proviene de la bodega de la reconocida enóloga Pilar García Duque y es una impresionante interpretación personal de la Sauvignon blanc.

La añada de este vino es 2022, y tras 9-10 meses de crianza en barricas usadas, el resultado es un vino complejo y muy elegante. La graduación es del 13% Vol y el formato es de 750 ml, el estándar para los vinos de calidad.

El Octavo Color: Una Propuesta Única en el Mundo del Vino

Este vino, cuyo envoltorio rinde homenaje al tesoro que encierra en su interior, es mucho más que una simple bebida. Es la expresión de una visión, una forma única de entender el Paisaje de Rueda y la Sauvignon blanc. Efectivamente, El Octavo Color es un vino blanco criado en barrica con vocación de guarda y cuyo propósito es convertirse en un clásico contemporáneo.

Esta propuesta es obra de Pilar García Duque, una enóloga con más de 20 años de experiencia en la cuna del Verdejo. Pese a que la variedad autóctona de Rueda es precisamente el Verdejo, García Duque decidió cambiar el rumbo y apostar por la Sauvignon blanc, que llegó a Rueda hace más de 25 años. Otra particularidad es que El Octavo Color nace en Rueda pero no ampara bajo la denominación de origen, por la decisión de su creadora de evitar comparaciones con otros Sauvignon de la zona.

Este vino blanco es el resultado de una filosofía de mínima intervención y un trabajo paciente. El resultado es un vino elegante y sofisticado, con toques de frutas y flores y un toque sutil de la madera. Según la propia García Duque, se trata de «lujo discreto o lujo silencioso», un vino equilibrado, redondo y largo, sin llegar a ser presuntuoso.

Una Experiencia Gastronómica a Descubrir

El Octavo Color es un blanco complejo y gastronómico, con notas florales y frutales y una redondez y sedosidad en boca aportada por la barrica, junto a unas notas de la crianza que le añaden personalidad; perfecto para acompañar todo tipo de pescados, quesos, pastas, arroces y carnes blancas, así como recetas especiadas y platos con un ligero toque picante.

En definitiva, El Octavo Color viene a marcar un antes y un después en nuestra forma de entender la Sauvignon Blanc y la cualidad de los vinos de la región de Rueda. Una propuesta única, con una personalidad indiscutible y una calidad inconfundible, que representa una magnífica opción para aquellos amantes del vino en busca de nuevas experiencias gustativas.

Relacionados

Últimas Noticias