NoticiasTendenciaLa forma de sostener la copa de vino puede mejorar tu experiencia...

La forma de sostener la copa de vino puede mejorar tu experiencia de cata

La degustación de vino es un arte que implicar más cosas además de solo beber. ¿Puede la forma en que sostienes tu copa de vino mejorar o disminuir tu experiencia de degustación? Desde cómo sostienes la copa hasta el tipo de cristalería que utilizas, todo repercute directamente en tu experiencia sensorial. Además, podrías requerir diferentes tipos de copas según el vino que vayas a probar. Aquí te ayudaremos a comprender cómo sostener tu copa de vino correctamente para que puedas disfrutarlo al máximo.

La relevancia de cómo sostienes la copa

Según cómo sostengas tu copa de vino, tu degustación puede variar. Por ejemplo, la forma en que agarras la copa puede afectar tu capacidad para observar el color del vino, una parte esencial de la experiencia del vino. Para evitar ensuciar el vaso con las huellas dactilares, es recomendable tener cuidado al manejar la copa especialmente cuando alguien te acaba de servir.

Además, la forma en que sostienes la copa de vino puede afectar también la temperatura del vino. Si la sostienes de forma incorrecta, el vino puede calentarse o enfriarse demasiado rápido, alterando su sabor. Es aconsejable sostener la copa de manera que no varíe su temperatura.

Otro aspecto a considerar es que en cada etapa de la degustación puedes necesitar sostener el vino de manera diferente. Siguiendo algunas pautas, podrás disfrutar de una experiencia de degustación aún más placentera.

Vasos de vino y cómo sostenerlos

Aunque la mayoría de las copas de vino parecen similares, para una degustación adecuada es recomendable elegir un vaso adecuado para el tipo de vino que vas a degustar. Como resultado, es posible que no sostengas tu copa de la misma manera. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

– Vino tinto: se bebe a temperatura ambiente y requiere ser aireado previamente. Para un vino clásico, este proceso se da en el momento del servicio. Con un vaso con un bolarnizado y ancho, puedes mantener tu vino tinto a la temperatura adecuada mientras lo dejas respirar. Para sostener una copa de vino tinto, coloca tus dedos en el tallo para evitar cambiar la temperatura del vino.

– Vino blanco y rosado: La forma de sostener tu copa de vino blanco o rosado es casi la misma que para el vino tinto. La diferencia es que estos suelen ser un poco más estrechos y más altos. El objetivo es que puedan mantenerse frescos por más tiempo al estar menos en contacto con el aire. No requieren ser aireados para ser sabrosos. Así, para sostener una copa de rosado o blanco, agarra el tallo cerca del cáliz sin tocarlo.

– Champagne: Se suele servir en una copa o una flauta. La diferencia entre las dos radica en que las copas tienen un ancho bol menos profundo que permite exponer al aire el champagne, mientras que las flautas son mejores para champagnes con muchas burbujas debido a su forma angosta y alta. Para sostener una copa o flauta de champagne, sujétala por el tallo con la punta de los dedos.

Errores comunes a evitar

Es fácil cometer errores al sostener una copa de vino, pero también puedes evitarlos fácilmente. Algunos de los errores más comunes son: sostener la copa por el cáliz y calentar el vino, llenar el vaso hasta el borde, impedir la correcta aireación del vino debido a una sujeción incorrecta o utilizar la copa incorrecta para el tipo de vino.

Ahora que tienes las claves para dominar la degustación de vino, puedes concentrarte plenamente en tus sentidos y aplicar estos consejos tanto en casa como en restaurantes para tener la mejor experiencia de degustación posible.

Relacionados

Últimas Noticias