Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de NoticiasdelVino. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Noticias del Vino

Su nombre, Lonxe, significa "Lejos" en gallego y hace referencia al lugar único donde se cultivan las viñas empleadas en su producción. Concretamente en las coordenadas 42º19'02''N 08º00'41''E, tal y como se descubren en la etiqueta, cuando sitúas la botella a una cierta distancia.

Es el origen de este vino el verdadero protagonista: una finca aislada en la montaña, en la zona sur de la D.O. Ribeiro, en el Concello de Toén, donde sólo existe flora y fauna autóctona.

El proyecto, liderado por Javier Monsalve continúa el trabajo de Eloi Lorenzo, una pequeña bodega familiar que ha cultivado artesanalmente vino Ribeiro durante generaciones.

Una viticultura que une la sabiduría ancestral con la ciencia moderna

Lonxe es resultado de una "viticultura razonada". Sus artífices, han sabido evitar fertilizantes y herbicidas y pesticidas, y han rescatado la sabiduría milenaria del respeto a los ciclos naturales, consiguiendo un vino autóctono sano y con un sabor y aroma auténticos.

Para ellos, el respeto hacia la Naturaleza y la ayuda al desarrollo de un microclima particular dentro de la finca, es lo que verdaderamente diferencia a Lonxe.

La variedad empleada en su elaboración es 100% uva Treixadura, uva blanca gallega que se encuentra muy extendida por la zona del Ribeiro y en el caso de Lonxe, crece en unas condiciones extremas de altitud. Esta variedad de gran calidad da como resultado vinos armónicos y equilibrados, con una graduación alcohólica media-alta y una acidez media-baja. Así, Lonxe es un vino maduro, con mucha amplitud de boca. Su sabor es aterciopelado y fresco, su esencia es suave y equilibrada, tal y como aseguran desde la bodega.

"Todo el proceso es artesanal, como ya lo hacía mi abuelo", añade Monsalve. Al igual que antiguamente, se vendimia a mano, seleccionando los mejores racimos, primero en el viñedo y luego en la bodega. Del mismo modo, se realiza el prensado de forma manual en prensa vertical e intentan, siempre que es posible, realizar todas las labores siguiendo el calendario lunar para potenciar en el vino, unas cualidades u otras. Y continúa, "Confiamos, en gran medida, en la magia del entorno. En la capacidad de la naturaleza para hacer la mayor parte del trabajo."

Lonxe esconde el origen en su etiqueta

Las viñas seleccionadas para la producción de este vino están apartadas de la civilización, en un entorno cuya magia tiene mucho que ver con la personalidad del mismo. Y es que, en un mundo en el que las distancias se acortan, quizá la clave sea que, precisamente, todo lo relacionado con este vino, esté lejos.

Bajo este concepto /lejos/, Lonxe presenta una imagen gráfica que sólo se ve desde la distancia. Al alejar la botella, se pueden distinguir las coordenadas 42º19'02''N 08º00'41''E en la etiqueta, la localización exacta donde están situadas las viñas dentro de la finca.

"Este vino trasmite un paisaje", tal y como señala Javier Monsalve. "Un paisaje de montaña, en el que la finca lo es todo. Sin finca no existiría vino, éste depende exclusivamente de ella."

Excelente aceptación por parte de sumillers

Lonxe ha anticipado su presentación recientemente en varias de las ferias más importantes del sector.

Actualmente, Javier y Julio Monsalve están trabajando para que el proyecto sea cada vez más equilibrado y el vino exprese mejor la añada y las características de la finca. De lo que estamos seguros es que este trabajo no se hace en un año ni en dos, es un trabajo de una generación, es un trabajo de una vida y por tanto hay que tener paciencia y perseverancia para conseguirlo. Sígannos y no nos juzguen muy severamente pues estamos empezando y comprendiendo los ritmos naturales de la vid y de la finca.

Otro de los próximos planes de la bodega a corto plazo pasa por desarrollar el turismo enológico, comenzando por albergar catas en la propia finca familiar, junto al Carballo central, un árbol majestuoso que preside y vigila la finca.

40 años de tradición familiar siguen inspirando la actividad de la bodega hoy

Eloi Lorenzo Pereira fue el fundador de la bodega y el creador del primer vino en 1976, cuya elaboración ha continuado a lo largo de estos 40 años a través de sus descendientes: su hija Paz Lorenzo y su bis-nieto Javier Monsalve.

La bodega actual nace en el año 2007 con el objetivo de recuperar los viñedos de la familia y el sueño de elaborar de forma natural un vino personal y diferente que exprese totalmente la conexión natural de las cepas con el suelo y el clima.

Javier Monsalve dejó atrás su trabajo en Madrid para ponerse al frente de la bodega familiar. Desde su llegada a la finca Villa Paz (aún conserva el nombre de la mujer y de la única hija de Eloi Lorenzo), junta terrenos, planta nuevas cepas, y trabaja en un homenaje permanente inspirado por el nombre de su bisabuelo, para en el año 2007 sacar su primer vino.

Javier se compromete desde el inicio, con la tradición, recuperando variedades locales y elaborando un vino como si fuera un orfebre. Cada botella es una obra de artesanía, que reúne lo mejor de la naturaleza con el saber hacer acumulado durante generaciones.

En 2013, se suma al proyecto Julio Monsalve, su primo, al que su profesionalidad en el ámbito del comercio internacional va a ofrecer a la bodega una nueva visión comercial y de imagen.

Lonxe se ha abierto camino gracias al crowdfunding

Eloi Lorenzo, como en España existen otros ejemplos de proyectos relacionados con el mundo del vino, ha buscado financiación a través de esta vía para hacer posible su nuevo vino Lonxe.

La bodega inició el pasado año una campaña en Verkami para conseguir elaborar este nuevo blanco de finca artesanal. Como resultado, se comercializarán 4.666 botellas y 186 Magnum.

Se puede encontrar Lonxe en tiendas especializadas, restaurantes y a través de la web.

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar