Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de NoticiasdelVino. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Noticias del Vino

    La bodega de la Ribera del Duero Dehesa de los Canónigos acaba de sacar al mercado su primer vino blanco, elaborado 100% con la variedad Albillo Mayor procedente de sus viñedos de más de 80 años.

    Iván y Belén Sanz, como deseo personal y proyecto de futuro, decidieron dedicar una pequeñísima parte de las uvas que evocan tan buenos recuerdos de su infancia y de tanta tradición en la Ribera del Duero como lo es la Albillo, para elaborar un vino que represente en estado puro lo que es esta variedad.

    Su intención era sacar un vino que simbolice la pureza de la variedad, buscando su autenticidad y singularidad. Las cepas de albillo se localizan de forma intercalada entre el viñedo de Tempranillo de más de 80 años de Dehesa de los Canónigos.

    Hasta el momento, la uva se empleaba únicamente para elaborar Solideo (85% Tempranillo, 12% Cabernet Sauvingon y 3% Albillo), un vino que sólo sale al mercado en las añadas excepcionales.

    Dehesa de los Canónigos Albillo fermentó con levaduras autóctonas, al 50% en barrica francesa de un año de edad, mientras que la otra mitad lo hizo en depósitos de acero inoxidable con los hollejos. Tras seis meses de estancia en las barricas y varios meses en botella, el resultado es un vino "con gran cuerpo en boca y que mantiene una nariz muy intensa, auténtica y fresca, que simboliza el estado puro de nuestra variedad albillo", explica la enóloga Belén Sanz.

    La cosecha 2015, la primera añada de este vino del que se comercializan menos de 1.000 botellas, estuvo marcada por una primavera muy seca y un verano caluroso con poca amplitud térmica entre el día y la noche. Las características climáticas del año provocaron una escasa producción de uvas pero de una gran calidad y sanidad, lo que favoreció una vendimia tranquila y que las uvas se recogiesen en el momento óptimo de maduración.

    Luis Gutiérrez, catador para Robert Parker (The Wine Advocate) en España, valoró Dehesa de los Canónigos Albillo 2015 con 90 puntos, un vino que definió como "bastante maduro, con aromas de fruta amarilla y algunas notas de nuez (…) Es voluminoso mientras mantiene su equilibrio, y el paladar es intenso, con sabores picantes y una sensación efervescente que mezcla acidez y mineralidad caliza".

    La etiqueta de Dehesa de los Canónigos Albillo es una reproducción de una obra en acrílico sobre lienzo creada en exclusiva por el famoso pintor hiperrealista Luis Pérez y refleja la sencillez y honestidad del vino, valores que también representan a la bodega.

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar