Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de NoticiasdelVino. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Noticias del Vino

    Trece bodegas de esta comarca barcelonesa se han unido en la primera wine road lineal española, en un recorrido de 35 kilometros desde las viñas al mar

    El Penedès ha dado un nuevo impulso al enoturismo con La Carretera del Vino, inspirada en las famosas wine roads de California y Nueva Zelanda, dos referentes mundiales del sector. Gestada hace dos años, recorre en 35 kilómetros trece bodegas de siete municipios del Penedès y el Garraf, desde Sant Martí Sarroca hasta Sitges, ofreciendo al visitante una ruta lineal de alto valor histórico y cultural. Pero además, tiene un aliciente añadido: el premio de una o dos cajas de 6 botellas -una por cada bodega visitada-, según se complete en el plazo de un año la mitad o todo el Pasaporte de la ruta, que puede adquirirse en cualquiera de sus trece asociadas

    El Penedès, comarca vitivinícola barcelonesa con la Ruta del Vino más visitada de España, ha sabido mirar al pasado para impulsar su futuro. Y lo ha vuelto a poner de manifiesto con La Carretera del Vino, una nueva iniciativa enoturística creada en mayo de 2015. La idea fue recuperar el antiguo trazado comercial que unía el interior del Penedès con la costa mediterránea que ya utilizaban los romanos para hacer llegar al mundo entero los vinos que elaboraban en este territorio.

    De este milenario trazado ha surgido la primera wine road española, entendida como ruta lineal. El recorrido, de 35 kilómetros, parte de Sant Martí Sarroca pasando por Pacs del Penedès, Vilafranca del Penedès, Olèrdola, Canyelles, Sant Pere de Ribes y Sitges, punto final de un trayecto que también puede hacerse a la inversa. Esta Carretera del Vino integra también trece bodegas constituidas en Asociación: Mas Bertran Viticultors, Rovellats, Parés Baltà, Colet, Bodegas Torres, Heretat Mas Tinell, Pinord, Torreblanca, Finca Viladellops, La Xarmada, Torre del Veguer, Hospital de Sitges y Puig Batet.

    La iniciativa nació con la voluntad de impulsar actividades de manera conjunta y articulada, contribuyendo al crecimiento del turismo al tiempo que se protege el territorio para preservar su belleza paisajística y valor histórico.

    Según Mireia Tetas, propietaria de bodegas Pinord y presidenta de la Asociación: "La Carretera del Vino se inspira en las wine roads más reconocidas, como las de California o Nueva Zelanda, pero mostrando una historia que se remonta al transporte del vino y del aceite de épocas ibéricas y romanas". Y añade: "Con La Carretera del Vino, los turistas de Barcelona y su costa encontrarán el complemento perfecto para sus vacaciones y, entre todos, consolidaremos el Penedès como destino enoturístico de referencia mundial".

    Esto es posible porque, al margen de su esencia enoturística, la ruta integra también numerosos recursos de especial interés histórico y arquitectónico, ya sean vestigios ibéricos, castillos o casas modernistas. Todo ello, complementado con una variada oferta gastronómica de calidad y alojamientos de referencia; bien en Sitges, una de las localidades más conocidas internacionalmente de la costa barcelonesa, o en los hoteles rurales de las tranquilas poblaciones del interior.

    La ruta, ubicada sobre el trazado de las carreteras BP2121 y C15B, puede hacerse en coche, en bicicleta o incluso a pie, quien así lo desee. En su web, www.lacarreteradelvi.com, ponen a disposición de los interesados una aplicación gratuita para móviles y tabletas Android y iOs con servicios de geolocalización y guía para realizar el trazado. A través de la App también se pueden seleccionar diversos tramos del recorrido y se indica qué bodegas, puntos de interés, restaurantes y alojamientos quedan cerca del visitante, para que pueda confeccionar su propia escapada enoturística.

    Para potenciar la imagen de La Carretera del Vino, en cada uno de los municipios asociados a la ruta se pretende dedicarle una rotonda tematizada. La primera ha sido la de Vilafranca del Penedès, inagurada en diciembre de 2016.

    Un valor añadido a esta propuesta enoturística del Penedès es su Pasaporte, que puede adquirirse en cualquiera de las bodegas de la ruta al precio de 3€. La visita a seis de ellas durante un año tendrá como premio -que se entregará en la sexta- una caja con seis botellas, una por cada bodega visitada, que deberá llevar el correspondiente sello. Si se completa toda la ruta, con las siete restantes, se entregará otra caja con las botellas correspondientes. Una manera inmejorable de saborear todos los matices de cada una de las trece bodegas que configuran La Carretera del Vino del Penedès.

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar