Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de NoticiasdelVino. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El proyecto de rehabilitación y comunicación de las cuevas forma un recorrido subterráneo de 300 m con un alto valor antropológico
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Noticias del Vino

    Bodega Lecea cierra el año 2017 con un importante galardón, el premio Best Of en reconocimiento a la arquitectura subterránea de sus calados del siglo XVI rehabilitados y comunicados en el histórico barrio de las bodegas de San Asensio.

    Los premios Best Of Wine Tourism son una iniciativa de la Red Mundial de Capitales y Grandes Viñedos que reconocen internacionalmente la labor enoturística de las bodegas y establecimientos relacionados con el vino. El Comité Bilbao-Rioja lo conforman las Cámaras de Álava, Bilbao, La Rioja; el Ayuntamiento de Bilbao; y el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja.


    Fallo del jurado categoría Arquitectura Best Of Wine Tourism 2018

    Ganador: BODEGAS LECEA, San Asensio

    "En esta ocasión, el jurado quiere resaltar la extraordinaria labor de una bodega pequeña que sin los recursos de los grandes grupos bodegueros ha realizado, con esfuerzo y dedicación, un impresionante trabajo de rehabilitación de calados abandonados en el Cerrillo Verballe de San Asensio, en plena Rioja Alta.

    La familia Lecea ha recuperado el legado de los antepasados de la zona e impulsado una oferta de enoturismo de alto valor antropológico. Las generaciones pasadas fueron arquitectos anónimos que construyeron las cuevas a mano para mantener el vino fresco. Dejaron el gran legado de la arquitectura popular, en simbiosis natural con el paisaje, empleando los materiales propios del lugar y las técnicas constructivas sancionadas sólo por la experiencia. Hoy, Bodegas Lecea conserva en perfecto estado seis cuevas del siglo XVI, donde guarda su propio vino. Cada año organiza el pisado de la uva en un antiguo lagar, una actividad que nos devuelve al pasado y que atrae a más de 3.000 personas."

    El Pisado de la uva, Mejor Experiencia Enoturística de España 2016

    Esta pequeña bodega familiar, ya fue premiada a finales del pasado año como la Mejor Experiencia Enoturística Nacional por las Rutas del Vino de España y ACEVIN. Este premio que han mantenido durante todo 2017 premia a su Fiesta del Pisado de la Uva, una tradición perdida en el tiempo que Bodegas Lecea ha recuperado para la elaboración de un vino artesano llamado Corazón de Lago. Este vino fermenta con el método de maceración carbónica, uvas sin romper durante 15 días, que después son pisadas en el lago y prensadas en el trujal.

    De esos 18.000 kg de uva se obtienen solamente 5000 botellas seleccionadas, separando el vino de lágrima y el de prensa del "corazón del lago", hecho al que alude la etiqueta del caldo.

    La Fiesta del Pisado de la Uva lleva nueve ediciones abierta al público y ya prepara su décimo aniversario en 2018. Se celebrará entre mediados de octubre y principios de noviembre del próximo año (dependiendo de la fecha de vendimia) y se esperan muchas sorpresas y actividades para celebrar la década. A este evento acuden cada año unas 3000 personas de diversa procedencia, que buscan disfrutar del esta experiencia de otra época.

    Enoturismo antropológico

    Durante todo el año la bodega realiza cada día visitas guiadas por los calados del siglo XVI en los que sigue elaborando sus vinos en cubas de hormigón. Durante el recorrido laberíntico de hasta 14 metros de profundidad, se pueden ver elementos arquitectónicos y de elaboración antiguos como las tinas de madera, los pellejos de cabra, las tuferas y las cántaras. Esta bodega de 500 años de antigüedad se ubica en un antiguo barrio de Bodegas en un cerro del Pueblo de San Asensio con 350 excavaciones subterráneas construidas por cada familia en la época. Fue Don Rufino Lecea quien nació en el fervor de este barrio cuando todas las familias aún elaboraban allí. En los años 80, fue su hijo Luis Alberto el que empezó a comercializar sus vinos y aún permanece al frente de la bodega juntos con sus hijos.

    Los cuatro calados unidos bajo el suelo de Bodegas Lecea son un laberinto de paredes irregulares, botelleros, rincones fríos, húmedos y oscuros que transportan al visitante a las técnicas vinícolas de hace 500 años

    Esta bodega es la única del pueblo que permanece elaborando sus vinos en cuevas de la manera tradicional, ofreciendo además al visitante otras experiencias como paseos en carro de mulas por los viñedos, actividades vitícolas del momento, gastronomía Riojana en su comedor o almuerzos a los pies del histórico Castillo de Davalillo.


  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar