Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de NoticiasdelVino. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Noticias del Vino

    Tras analizar el informe del FEGA que recoge los pagos realizados por el Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (PASVE), Unión de Uniones lamenta que en el ejercicio 2017 se hayan desaprovechado 8,5 millones de euros, un 4 % del total anual del programa y exige que se eviten en el futuro pérdidas de recursos financieros de la UE.

    En el informe publicado en su página web, el FEGA apunta un gasto total en las medidas contempladas en el PASVE, de 16 de octubre del año pasado al 15 de octubre de 2017, de 201,8 millones de euros, según se desprende de las comunicaciones de los Organismos Pagadores de las respectivas CCAA. Si bien tales datos pueden sufrir alguna variación al consolidarse antes de su remisión a la Comisión de la UE, ello supondría que en el presente ejercicio la ejecución del Plan ha sido de cerca de 8,5 millones de euros por debajo de los 210,3 millones de euros que supone la previsión anual.

    Han sido las medidas de promoción e inversiones las que no han alcanzado sus objetivos, habiendo quedado un 16,8 % (-8,3 millones de euros) y un 8,2% (-4,6 millones de euros) respectivamente por debajo del objetivo presupuestado. La pérdida del Plan no ha sido mayor debido a que se ha asumido un mayor volumen de gasto en la medida de reestructuración (+4,8 millones de euros) hasta sumar un volumen de casi 77,4 millones de euros. Por su parte la cuarta medida incluida en el Plan, la destilación de subproductos, se ha cumplido prácticamente en su totalidad, mientras que ha desaparecido la medida de innovación.

    La medida de promoción, destinada exclusivamente a países terceros pese a que la UE podría apoyar determinadas acciones en el ámbito de la UE, es en estas tres últimas anualidades del PASVE la de menor ejecución, con un 90,4 %; mientras que la de reestructuración y reconversión iría prácticamente un 7 % por encima.

    A expensas de la confirmación de los datos que se tendrán que comunicar a Bruselas y teniendo en cuenta que el PASVE se nutre íntegramente de fondos comunitarios y que lo que no se ejecuta cada ejercicio no es recuperable y consiguientemente se pierde, Unión de Uniones considera fundamental contar con mecanismos más eficaces que permitan trasvasar los fondos entre medidas y arbitrar mejoras en la gestión y en el operativo de las mismas que contribuyan a una aplicación exhaustiva del PASVE, tanto del actual, vigente hasta 2018, como del próximo para el período 2019-2023, que está en tramitación en Bruselas.

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar